El verano con tu perro

endanea-mascotas-verano-perro

Las estaciones más calurosas del año están por llegar, es conveniente que tengas en cuenta el aumento de las temperaturas para pasar un verano sin ningún percance junto tu mascota.

Lo animales son propensos a sufrir las consecuencias del calor, no debemos olvidar que su abrigo natural es más grueso, sobre todo en las razas más peludas y oscuras. También hay que prestar especial atención a los cachorros, perros de cierta edad o con algún tipo de dolencia.

LA TEMPERATURA CORPORAL
Los perros a diferencia de los humanos no tienen glándulas sudoríparas, con las que regular la temperatura corporal. Para poder llegar a un equilibrio, los perros jadean sacando la lengua y también transpiran por las almohadillas de sus patas.

Frente al aumento de las temperaturas, estos son los factores más importantes a tener en cuenta:

EL GOLPE DE CALOR
El gorle de calor es un aumento de la temperatura corporal de nuestra mascota. Su temperatura corporal suele rondar entre las 38.5-39ºC, y el golpe de calor se produce cuando este se eleva hasta los 42ºC aproximadamente.

Los síntomas: Jadeo exagerado, tambaleo, movilidad negativa o temblores musculares. Si nuestro perros supera las temperaturas propias del cuerpo, la muerte puede ser repentina, por eso debemos proporcionarle a nuestra mascota lugares con sombra y zonas frescas donde bañarse.

Prevención
– No dejarlos jamas en lugares cerrados o sin ventilación.
– Si es imprescindible dejarlo en el coche que sea por pocos minutos.
– Evitar paseos al sol en las horas del calor, o excesos de paseo al sol.
– Tener siempre a mano agua fresca y mojarlo para refrescarlo asiduamente (especialmente en barriga y cabeza)
– Si tenemos que llevar nuestro perro con bozal, que sea lo suficientemente amplio para que pueda sacar la lengua. No olvide que es un sistema para controlar su temperatura corporal.
– Si paseamos al sol, buscar lugares sombríos para descansar.

perro-verano
perro-verano
perro-verano

ASFALTO CALIENTE
Los perros van calzados con almohadillas en las patas y nada más. Recuerda que el calor abrasador calienta especialmente los suelos en verano, principalmente aquellas zonas más expuestas al sol. Procura no realizar esos paseos por las zonas más expuestas y evitarás que tu perro se queme las plantas de las patas.

PARÁSITOS
Los parásitos son otros factor a tener muy en cuenta sobre todos los meses más cálidos, ya que la cantidad de insecto aumente y en consecuencia su transmisión. La mejor herramienta es la prevención, usando collares, pipetas o repentes que nos recomiende el veterinario ya antes de la llegada del verano. Los baños y otros productos también pueden ayudarnos en la eliminación de parásitos. Siempre que puedas consulta a tu veterinario de confianza.