Fobia a los ruidos, cómo ayudar a tu mascota

endanea-mascotas-fobia-ruidos

Los perros, al igual que nosotros pueden experimentar periodos y estados de estrés o ansiedad. En algunas ocasiones los niveles de miedo aumentan mucho, convirtiéndose en un problema.

Es estrés y la ansiedad pueden venir por numerosos motivos, entre ellos, un cambio de espacio, mudanzas, obras, llegada de una nueva mascota…Uno de los factores que más estrés provoca en los perros suele ser el ruido. En épocas de tormentas o simplemente en festividades concretas, los petardos pueden provocar gran nerviosismo en los perros.

En muchos casos el miedo a los ruidos se convierte en una fobia. No es fácil controlar esta sonofobia, ya que el miedo al ruido es un instinto natural y tampoco debe ser cortado, pero si podemos ayudar nuestro perro a sentirse mejor en esos momento de estrés y miedo.

Lo primero que debemos hacer es identificar el ruido que provoca el miedo. Una vez sepamos lo que es, si podemos, lo evitaremos o atenuaremos su intensidad. Si el sonido no está a nuestro alcance, como pueda ser una tormenta o unos petardos, entonces actuaremos para disminuirlos en la medida de lo posible.

Para eso, buscaremos el espacio más silencioso y protegido de la casa. Ayudaremos bajando persianas o cerrando puertas, para aislarlo lo más posible. Una vez instalados colocaremos sus cosas en esa misma habitación, de este modo le haremos entender que es un lugar seguro y que tiene todo lo que necesita, trasmitiéndole en mismo bienestar que le transmite el ir a beber agua, tumbarse o jugar.

Una vez instales sus cosas, debes ser prudente con la actitud, no castigues su conducta, pero tampoco la premies con caricias, sino entenderá que su actitud es buena.

Si sabes a que ruidos tiene fobia tu perro, tenlo en cuenta y si estas en la calle, no lo sueltes, el terror puede hacer que salga corriendo hacia cualquier peligro. Si esta situación de estrés nos ocurre en la calle, intentaremos buscar un sitio más alejado o familiar para él, como puede ser el parque de juegos. Siempre que puedas, evita las situaciones de estrés y si en algún momento tu perro está demasiado alterado, consulta con tu veterinario para que pueda tratarle.

perro-verano
perro-verano
fobia ruidos